Reputación online

La Reputación online es básicamente la imagen que ofrece en internet, a través de todo el flujo de contenidos que se producen en la red y en cada una de las redes sociales en las que tenga presencia, una persona física, una marca comercial, una imagen corporativa, un partido político, un cargo público, o cualquier cosa susceptible de generar contenidos en la red, mediante opiniones, calificaciones, adhesiones, etc.

La reputación online puede modificarse mediante la adecuada presencia, de calidad y con objetivos concretos y definidos, en las redes sociales. Las estrategias de los social media son fundamentales para gestionar positivamente esta cantidad de información y contenidos, con el objetivo de dar notoriedad a una marca, hacerla más visible en el entorno virtual, generar una corriente positiva hacia sus productos y hacia su imagen corporativa, redirigiendo las visitas y el tráfico comercial, mejorando su reputación online y su identidad corporativa de manera más general, y, por supuesto, sus ventas, en el caso de una estrategia que tenga como objetivo final la consecución de unos determinados resultados comerciales.

Una herramienta de indudable importancia a la hora de mejorar la reputación online de una marca o empresa es cómo se define y gestiona el márketing de contenidos. Crear una buena reputación online en virtud de la calidad de los contenidos se puede conseguir mediante informaciones positivas pero objetivas, veraces, ofreciendo asesoramiento y aportando soluciones a múltiples situaciones que se pueden presentar, con un lenguaje fluido y atractivo, singular, natural, adaptado al público objetivo, que utilice conceptos claros. Pero es necesario encontrar las claves para generar contenidos que atrapen y seduzcan, que distingan a la marca de entre las demás de la competencia, que vinculen a nuestro producto con nuestra audiencia real o potencial, que haga que nos busquen porque les vamos a ofrecer contenidos agradables y de calidad y que además van a prescribir a otras personas.

Una gestión que optimice la reputación online debe implementar un adecuado márketing en las redes sociales, ofreciendo la mejor imagen de nosotros mismos o de nuestra empresa. También debe revisarse el diseño web, eliminando lo accesorio y ofreciendo solo mensajes claros, haciéndola intuitiva y eficaz en la interactuación con los usuarios. Además, se deberá conseguir posicionar nuestra página web mediante una continua adaptación a los criterios de los buscadores, con estrategias SEO y SEM, que le aseguren una gran visibilidad y tráfico comercial.