Gastronomía española, ¿la salida a la crisis?

El turismo de sol y playa es una de las respuestas que siempre se da si preguntan cuál es el sector que genera más beneficios para la economía española. El consumo de los residentes ha bajado, pero los extranjeros apuestan por la gastronomía de nuestro país y además, de gastar en estancias, su dinero va a parar a los negocios de cocina.

El boom de la cocina española no es un fenómeno de ahora. Son muchos los profesionales que trabajando en otros países tienen éxito creando platos que proceden de nuestra tradición culinaria. Los reconocimientos y los premiados estaban, pero faltaba la toma de conciencia de la calidad de los trabajadores de este sector. No hay más que mirar la parrilla de las televisiones, nuestra gastronomía vende y la tendencia no ha hecho nada más que poner el pie en España entre el gran público.

Los negocios de comida a domicilio que se encargan por internet van creciendo y teniendo muchos adeptos. En menos de un año, los restaurantes que se han apuntado a ofrecer su carta en versión online y distribuyendo sus platos casa por casa, han recuperado la inversión empleada en el servicio.

La alta cocina no da unos beneficios enormes, los costes de los productos y de los profesionales que trabajan en él se llevan gran parte de las ganancias. Lo que sí contribuye a mejorar los negocios es la nueva oleada de gusto por los libros de recetas. No hace falta ser gran cocinero para publicar un ejemplar. Desde el mundo de internet, gracias a los blogs de cocina, que son muy visitados, los aficionados también tienen su hueco en las estanterías de las grandes librerías. Y por otro lado, las tapas, estos pequeños platos, más asequibles de precio, se han convertido en la alternativa perfecta de la alta cocina. Aunque no todo es color de rosa.

Más de cinco millones de personas viajaron a España para gastar alrededor de seis millones de euros en alimentación y el público gourmet va creciendo, pero los riesgos de montar un negocio alrededor de la cocina deben considerarse. Los españoles salimos menos a comer fuera, las empresas ahorran en comidas de navidad y fiestas, que para muchas pymes de la hostelería son una fuente fundamental de los ingresos de todo el año. La realidad es que desde 2009, el peor año en cifras en este sector, se han cerrado miles de locales por la falta de beneficios y pedir préstamos no es una solución viable para muchos empresarios. Se están lanzando a innovar y ofrecer valores añadidos a lo que ya muestran a los clientes como volver a la cocina tradicional, la media ración como forma de tentar a gastar aunque sea poco; los grandes cocineros han sido de la rigidez de un solo menú, para dar más libertad al cliente. Todo por intentar fidelizar a los consumidores.

La gastronomía ayuda en la recuperación de la economía española, o por lo menos, la imagen de nuestro país es bastante mejor, gracias a ella. Pero, ¿quién ayuda a la cocina española?

Temas de interés: