Herederos de grandes fortunas

Algunos han tenido que tener una genial idea para triunfar económicamente o saber explotar bien cosas ya cotidianas. Realizar un esfuerzo para conseguir lo que tienen. Otros han nacido ya con fortuna o sus padres dieron el pelotazo después de que vinieran al mundo, lo que les ha cambiado la vida para los restos. La responsabilidad que vayan a tener o que ya ostentan los hijos en los negocios, varía bastante.

No hace falta ser hija del dueño de una empresa exitosa, la fortuna puede ser tan grande que llegue a los bisnietos, como es el caso de Amanda Hearst, que es la heredera del imperio que dejó el creador del sensacionalismo en la prensa, William Randolph Hearst (la película “Ciudadano Kane” está inspirada en su vida). El grupo Hearst tiene más de trescientas revistas (Cosmopolitan, Esquare, Elle…) en todo el mundo y esta rica heredera trabaja en Marie Claire, una de ellas.

Andrea Soros puede recibir de su padre George Soros (que ocupa el puesto 19 en la lista de los americanos más ricos de Forbes) unos veinte mil millones de dólares. Es miembro de la junta directiva de la fundación filantrópica Acumen, que cuenta con fondos de la organización de Bill Gates o de Rockefeller. También es miembro de Trace, un grupo que ayuda en el desarrollo de las comunidades del Tíbet en China, país al que viajó como profesora voluntaria y del que quedó fascinada.

La hija mayor del ex alcalde de Nueva York (una de las personas más ricas de Estados Unidos) y propietario mayoritario de la empresa de noticias económicas y software financiero, Emma Bloomberg tendría una fortuna, si su padre le traspasara todos sus beneficios, estimada en más de treinta mil millones de dólares. Estudiante de las mejores universidades de Estados Unidos, ayudó a su padre a organizar la campaña política que le convertiría en alcalde en 2002. Trabaja actualmente para la fundación Robin Hood que lucha contra la pobreza.

No todas se dedican a trabajar por las buenas obras, pero se han ganado la fama por otras acciones, muy a pesar de sus ricos padres que le han dejado de lado. Una de las herederas más conocidas y no por la buena gestión que hace de la empresa familiar, es Paris Hilton. Ella y sus tres hermanos serán dueños de la riqueza de la cadena de hoteles Hilton. Aunque la hermana mayor también ha conseguido labrarse una marca propia y tener negocios por su cuenta. Tiene tienda de ropa y se ha lanzado a poner música en diferentes eventos como DJ.

De herederos patrios, los tres hijos del tercer hombre más rico del mundo, Amancio Ortega (según Forbes con unos cincuenta y siete mil millones de dólares de fortuna). No han destacado por ser figuras públicas ostentosas. La primogénita Sandra ha estudiado Psicología y trabaja en la asociación que trabaja por los colectivos desfavorecidos, que su madre Rosalía Mera creó después de dedicarse al cuidado de su hijo menor. La hija del segundo matrimonio de Ortega, Marta, estudió Economía en Londres y trabaja en el grupo de su padre, Inditex.

Temas de interés: